octubre 12, 2006

Saudade escribana

" primero verás que pasa la A con sus dos patitas muy abiertas al marchar..."
Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri
La marcha de las letras
definición

hoy recordé una etapa muy feliz de mi vida: cuando aprendí a escribir, aunque debería decir, cuando pude reproducir signos en un papel que tenían un significado evidente para los demás (no nos preguntemos por ahora qué fue primero la escritura o la lectura).

todos empezamos con un “yo”, nuestro nombre propio, el mío de nueve letras, 23 con apellidos: 7 letras a (que según Rimbaud son color negro).

si bien es cierto que confundía d con b lo cual le ponía al traste al nombre y apellido materno, y ponía 3 en lugar de E y metamorfoseaba la p en q; era lo que menos importaba, son situaciones que se le presentan a todo mundo y que con el tiempo se reorganizan a menos que seas disléxico como el setenta por ciento de mi familia.

ALEGRÍA
eso era lo que sentía, una inmensa alegría que se transformaba en hojas y hojas con grandes caracteres en crayolas, murales infartarios en la casa (costumbre que conservo), trazos de tiza en el patio que danzaban entre la luz y las sombras creadas las plantas y los árboles, mi nombre en la orilla de un plato frío de sopa de letras y ya entrados en el fanatismo hasta con fideos, montones de letras recortadas y pegoteadas (antecedente psicópata), bloques con leyendas en vertical, horas enteras sentada en la escalera reproduciendo las mayúsculas y minúsculas del abecedario con las manos .
una fiesta continua que significaba mi mundo entero, mi gran logro, el gran principio que al final termina siendo un ontológico “yo estuve aquí”.

y ese “estuve” es la saudade, la necesidad del retorno a ese momento feliz en que las letras salían directamente de mí, pues eso es lo que me causa esta sensación pessoiana cuando me doy cuenta que estas letras están y no están aquí y salen de mis manos pero son lejanas, porque a diferencia de la poética imagen de mi manita creando el trazo con el tintero a un lado, golpeo frenéticamente este teclado.
p.d. gracias a Al por mostrarme la palabra precisa.

4 comentarios:

i dijo...

ay Lu... me tuviste a suspiro y suspiro con este post

siempre he dicho que yo aprendí primero a escribir que a leer; "dibujaba" las letras sin saber lo que significaban, y era algo que me producía una sensación de bienestar muy chida.

y qué decir del gozo de las crayolas, las letras recortadas en papel de colores...

el cierre del curso de editores al que fui hace poco me hizo recordar esa época jajaja. cortamos letras, las pegamos en la pared y hasta crayolas me regalaron :p

quieres ver fotos?

un abrazo y gracias por hacerme recordar cosas tan chidas...

l i l i t h dijo...

Pues sí, la saudade en su máxima expresión, también aquellos libros como "Mi libro Mágico" y el verde de los patitos con las planillas trasparentes para hacer letras, jajaja y otro que no me acuerdo bien como se llama, Aprendiendo a leer y escribir, o Jugando a aprender... maldito alemán!

Y sí, quiero ver las fotos!!!

Y lo de la beca, pues que bueno que tienes esta, y ojalá pronto obtengas la otra!

Carlo Ponx dijo...

La saudade (vocablo portugués, a su vez del latín solitudo, -inis, "soledad") es un sentimiento de melancólico recuerdo de una alegría ausente, pero cuya fuente puede retornar en el futuro previsible. El término, que expresa una emoción ambigua, se ha considerado uno de los más difíciles de traducir, y es uno de los conceptos clave de la lengua y la cultura portuguesa; la saudade es la emoción predominante del fado, y alienta también la bossa nova brasileña." Wikipedia

Ahhh Saudade, fonéticamente hermosa palabra, pero ah su significado ah!! me caló.

Gracias por mostrarme esa palabra.

Isolda Dosamantes dijo...

Escribir, que bien.