enero 11, 2009

Buenos Aires

Me hicieron profeta de tu luz
Todas las tristezas de la vida
Furibundas canciones que la luna derramó sobre los techos
Me fueron edificando los placeres del martirio
Que adelgazarán los pasos del miedo
Hasta perderlo

Me fundó una canción
Para que caminara eternamente
Las islas azules de todas tus esquinas
(Esquinas que una mañana se inventó el pampero
Para tener un lugar dónde pararse)


Jorge García de Lucas

2 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Un poema que realmente ilumina cuando se lee. Un saludo!

Talín dijo...

La verdad es que entré en su blog atraído porque entre tus libros favoritos venía 'No sé' que es la novela de un escritor español, Eusebio García Luengo, a quien conocí y del que fui amigo. Pero creo que el 'no sé, que aparece en su perfil, 'no sé', tal vez se refiera a otra cosa... No obstante, desde este rincón de las Españas mis saludos.