diciembre 05, 2006

Fumar de la mala...

Pues sí, también los libros suelen decepcionar y digo, no es que me esfuerze. Me sale casi natural alejarme de la literatura que no vale la pena, aunque como tengo una memoria muy buena, no pude olvidar algunos de los libros que le dejaban leer en la preparatoria a mi hermana...

En general los libros que leían en la preparatoria en la que mi hermana estudió, no eran malos, de ahí leí por ejemplo: el Perfume, Un mundo Feliz y Dulces vecinos... bueno, no estoy muy seguro de haber terminado de leer o siqueira haber leído seriamente este último, aunque como se puede leer, la tendencia era positiva.

Lo gacho de todo eso es que en aquellos tiempos era aún un adolescente sin dinero, universitario si se quiere ver así, pero sin dinero a fin de cuentas por lo cual no pude quitarme la curiosidad de saber de qué trataba el libro "La ciudad de las bestias" de Isabel Allende.

Yo andaba contento paseando con mi libro una vez que empecé a leerlo y alguien en el trabajo me dijo que se trataba de una autora comercial bueno, me dije comercial no quiere decir no bueno, ni malo precisamente así que seguí leyendo y debo decirlo, el libro no empezó mal. No es de los que sacan tremendas carcajadas, pero los pasajes por lo menos aparentaban ser graciosos a pesar de la falta de una descripción puntual de las esenas y entonces se vino el Climax y el libro se fue directamente para abajo.

Aunque tengo que reconocer que las bestias son de lo mejorcito (lo menos peor) del libro, muchas de lo que se refiere a éstas raya en la ridiculez a la que también expuso a una tribu de nativos del amazonas tan primitivos que resultaron ser (para variar) más civilizados que el resto del mundo. Entonces, al menos en mi opinión me enfrenté a una obra llena de ridículos y de pasajes intrascendentes con enseñanzas y monstruos tan políticamente correctos o deficientemente presentados que son terroríficos precisamente por su falta de presencia.

En la reseña o prólogo o algún lutar que no recuerdo Allende dice que todo lo que es está presente en esa obra, de lo que entiendo que el resto de sus libros han de ser igual de buenos y no me sentiré tentado a comprar otro libro de ella. En ocasiones antes de empezar a leerlo, me sentí tentado a comprar la trilogía. Qué bueno que no lo hice...

Francamente les recomiendo evitar a esta autora. Digo a menos de que alguien haya encontrado una obra que sea algo así como la excepción de la regla

4 comentarios:

Prometeo dijo...

¡Gracias Marx! Pense que era el unico! Daexter, ya eres mi carnal para toda la vida

Prox! dijo...

En más de una ocasión me vi tentado de comprar alguno de sus libros. Gracias por la advertencia.

l i l i t h dijo...

Pues yo siempre tuve la misma curiosidad, y de hecho pensaba leerla en aquel tiempo en que leía a Mastreta, pero cuando la vi en los diez más vendidos de Sangrons me dije: mejor luego de leer todos los de Verne, jajaja

ÐÆxter dijo...

Parece maldición, mientras trato de evitar a Allende, más veces oigo nombrar la casa de los espíritus...

Casi nadie (más bien nadie) dice que sea un buen libro.