enero 11, 2007

Bendita infancia

Mil disculpas por mi larga auscencia, hay tantas cosas en mi cabeza y al mismo tiempo tan pocas que no me he dado ánimos de escirbir una buena reseña de un libro.

Hace un rato Lu escribió en su blog un cuento de su sobrino, muy original por cierto, y recordé de que yo tengo un libro con puros cuentos escritos por niños. La cosa está así: Hace algunos años, en el 2002, el Grupo Editorial Sur se dió a la tarea de fomentar la creatividad de los niños, el hábito de lectura y la reflexión del significado de lo que leen. Para esto se hizo un concurso de cuentos a nivel primaria, obvio con un premio a los mejores, pero eso no es lo valioso, sino que todos los cuentos que se enviaran serían publicados por esta editorial y regalados a los niños participantes. Como el concurso fue a nivel DF, los cuentos se dividieron por colegios y por zonas. Aquí les presento una selección por grados de en mi muy humilde opinión los cuentos más creativos o más tiernos de la zona IV de colegios de Xochimilco, en los grados de 1° a 3°. Cabe mencionar que estos cuentos son transcritos exactamente como los originales, todos son producto de la creatividad de los niños, ninguno es copiado, y no recibieron ayuda alguna de ningún adulto que pudiera restarle sentido al cuento, por lo cual algunos no tienen mucha coherencia:



LA NAVE DEL ESPACIO
Había una vez una nave que fue al espacio y un meteorito va directo a la Tierra y se estrelló y el meteorito voló en mil pedazos y los restos cayeron en el estanque, los restos y la nave quedó achicharrada y cuando llegó y los señores quedaron muertos y mandó al espacio la nave 601 fue a Marte y cuando llegó a Marte, se les acabó la gasolina y los marcianitos les ayudaron a llegar y cuando llegaron a la Tierra 195 saludaron, la nave cuando reaccionó y los señores lo hicieron de nuevo y otra vez los mandaron al espacio y cuando llegaron a Marte, fueron a ver cómo es y los marcianos los atacaron porque fue por ayuda y se les acabó el poder y les quitaron la nave y vivieron felices para siempre.
Gildardo Salvador Sánchez

EL TIBURÓN Y LA TORTUGUITA
Había una vez una tortuga y un gatito, fueron a buscar comida pero su mamá. Fin.

(...)
EL BURRITO NECIO
Había una vez un burro que llamaba la atención por sus larguísimas orejas, que asustaban a los otros burritos. Cuando fue grande quería que su rebuzno fuese el último y el más fuerte. Una vez frente a la escalera, oyó decir, a un burro que era muy peligroso subir, por ella pero enseguida subió ante el asombro de toda la burrada y cuando estuvo en el último escalón se volvió y rebuznó diciendo -¿Ven ustedes que cuando yo digo que lo haré lo hago y no es cosa de reírse? Y desde abajo le contestaron. -¿Te quedarás ahí toda la vida?, bajo ahora mismo, pero solo alcanzó a decirlo y del porrazo anduvo muchos días descalabrado y con la nariz rota e inflada como si fuera globo.
Erica Yazmín Romero Córdova


EL HOTEL DE LOS JITOMATES
Un día un jitomate hizo un hotel en la playa con elevador, alberca, escaleras y 130 cuartos y baños y muchos jitomates vivieron felices. En el hotel había muchos coches, en la entrada del hotel en la mañana estaban nadando en la playa y las albercas y un jitomate se puso traje de buzo para ver el fondo del mar y vió almejas, delfines, etc. Encontró un tiburón blanco peligroso pero salió, lo sacaron por poco y se lo comen. Fin.
Erick Uriel Muñóz Montes de Oca


LOS PERROS CALLEJEROS
Había una vez cinco perros y encontraron cinco perros más, entonces se hicieron amigos un perro dijo -Ahí vienen, dijo el perro. Venía un Rotwailer, el jefe de los perros. Le dijo un perro -Ya hay nuevos perros, dijo el jefe -¿Cuántos son? dijo un perro -Son cinco más, dijo el jefe de los perros -Etán contratados, dijo el jefe de los perros. -Están contratados, dijo el jefe de los perros. Dijo un perro. Ahí vienen. Corrieron a su escondido y colorín colorado este cuento se ha acabado.
Alexis Mario Reynoso.

EL ÁRBOL PRESUMIDO
Había una vez un árbol muy bonito que tenía flores de color rosa pero el árbol era muy presumido y se burlaba de un árbol que no tenía ni una flor. El pobre árbol ya se había cansado de que el otro árbol se burlara de él y un día el árbol presumido le dijo al otro árbol que lo iban a cortar. El pobre árbol se asusutó tanto que se puso a llorar y al otro día el viento estaba muy fuerte, tan fuerte que voló las flores del árbol y quedó pelón como el otro árbol y quedó mnás feo que el otro árbol. Los señores decidieron cortarlo y a él si lo cortaron. Un día iban a hacer una fiesta y en vez de cortar el árbol lo adornaron y por fin ¡Qué bonito!
Sandra García Zúñiga



EL TELÉFONO PARLANTE
Era una vez un teléfono que le llamaba un niño llamado Yeire y el niño le decía al teléfono lo que le pasaba al niño y le daba dulces aunque no se los come, pero le da dulces de todas maneras y una vez el teléfono le habló al niño y el niño se puso feliz se pusieron a jugar y comieron leche y pan y mucha goma de mascar y hamburguesas con mucho refresco. Hicieron la tarea juntos, fuimos juntos a la escuela, nos dormimos juntos. Y al siguiente día fue muy feliz. El teléfono porque compramos un teléfono rosa y compramos una cosa más grande y también tuvieron hijitos y tuvieron sus teléfonos chiquitos y después ellos se hicieron hijitos y también se metieron a la alberca y se fueron a vivir a Nueva York y se compraron una limosina y una alberca y dos coches aparte de la limosina.
Aranzazu Domínguez Romero.

LA BOTELLA BORRACHA
Había una vez una botella que siempre iba a la cantina por una copa, su esposa siempre le decía la botella borracha y su hija la botella borrachita. Un día se acabaron las copas más de miles de meses, jamás llegaron. Pasaron como un millón de días, día tras día, iba a Alcohólicos Anónimos y se curaron, pero vieron ua camioneta de copas y se pusieron felices pero se dieron cuenta que estaban vacías, después de fue a su caja cuba, pues la tienda no tenía copas. Dijo:-Por fin entiendo.- ¡Oh no llegaron las copas! Fin.
Brania Maylett García Álvarez

EL CONEJO Y EL HÁMSTER
Había una vez un conejo y un hámster. Una mañana el conejo despertó y dijo -¡Ay, qué rico sueño me eché! Y fue a visitar al hámster y el hámster tenía una esposa llamada Lili y al conejo le gustaba mucho esa ratoncita porque estaba muy guapa. -¡Buenos días! -Buenos días vecino pájaro, ¿cómo le va? Y contestó -Muy bien y el hámster realizó una fiesta de bienvenida a la hermosa Perla, ella era un caballo y fueron todos y se divirtieron. Cuandohabía terminado la fiesta, todos se fueron a dormir y Perla estaba muy feliz y se durmieron todos muy contentos, hicieron actividades como el conejo a sembrar, el pájaro a comer, el hámster al servicio y el caballo a pasear y todos vivieron muy felices para siempre.
Daniela Leal Rodríguez (mi hermana)

3 comentarios:

Carlo Ponx dijo...

"EL TIBURÓN Y LA TORTUGUITA
Había una vez una tortuga y un gatito, fueron a buscar comida pero su mamá. Fin."

Jajajaja, ese está bien chingón. No manches, cómo hacen eso.

l i l i t h dijo...

Si, ese del tiburón y la tortuguita está bien cortazariano, jajaja
Yo quiero una vida de teléfono, me cae!
valió la pena la espera....

Lilith Galactik dijo...

Hola Lilith, con gusto participare en el blog. Disculpa la demora pero mi vida offline es muy demandante...
Saludos