octubre 05, 2006

Si una noche de invierno un viajero

Si una noche de Invierno un Viajero
No hay manera fácil de describir este libro, el mismo titulo es poco ortodoxo, nos deja con la sensación de que no se ha dicho todo, Si una noche de invierno un viajero ¿Qué?.

El lector inquisitivo que se sienta intrigado por la ambigüedad del titulo y quiera descubrir cual es el secreto que esconde el titulo, pronto se encuentra atrapado en la novela; no únicamente por la buena pluma de Calvino, sino porque el lector es parte fundamental de esta novela, cada capitulo non El Lector se ve reflejado en las paginas, el autor se dirige a el de manera directa, le hace preguntas, lo aconseja, hace que cuestione sus motivos para diferentes acciones.

De manera análoga a lo que hace Michael Ende con su bellísima Historia Interminable, donde el lector esta leyendo el mismo libro que el personaje principal, el cual a su vez, lee el libro que es mencionado en su propia copia. El lector de Si una noche de invierno un viajero lee, dentro de la novela, un libro tambien llamado “Si una noche de invierno un viajero” el cual de pronto se transforma en otro libro, el cual, a su vez resulta llamarse en realidad de otra manera y ser un libro completamente distinto. Cabe mencionar que estas tres novelas no guardan entre si, ninguna relación. ¿confundidos? De eso se trata

Al leer este libro no se esta leyendo una novela, se están leyendo muchas simultáneamente, lo cual hace que el lector de carne y hueso comparta con el lector de papel sentimientos encontrados, por un lado la frustración de no poder terminar un relato que es interrumpido justo en su clímax, al mismo tiempo experimenta una curiosidad ávida por conocer el final del relato o el siguiente paso en la serie de relatos.

Por si esto fuera poco, el libro entero es una reflexión acerca de la experiencia de la lectura, del estilo de vida que implica leer y sobretodo, de que implica ser, un ávido devorador de símbolos

Este libro es una experiencia única, compleja, exuberante, enorme, cansada, pero que invariablemente dejará al lector con un maravilloso sabor de boca y la certeza de haberse adentrado en una Obra Maestra.

Italo Calvino. Si una noche de Invierno un viajero. Madrid: Siruela. 2002. 279 pp.

2 comentarios:

l i l i t h dijo...

Deberías dedicarte a la publicidad, ¡necesito leer ese libro!

Carlo Ponx dijo...

Ahhh que suena interesante. Lo buscaré, lo prometo.