noviembre 13, 2007

Oposición de librero profesional a la bestsellerización

Fabiola Palapa Quijas

Tan vasta es la oferta de la industria editorial, que la librería mexicana El Sótano tiene 600 proveedores nacionales e internacionales, de libros cuyo costo promedio de venta es de 100 pesos, aun cuando su oferta cultural integra obras que van desde 10 pesos hasta textos especializados y diccionarios con valor superior a 7 mil pesos.
En entrevista con La Jornada, el director general de la librería El Sótano, Pedro López Ramírez, señaló que en la sucursal de Miguel Ángel de Quevedo manejan físicamente 70 mil libros en promedio al año, de los cuales 500 novedades llegan con periodicidad semanal.
El librero reconoció que “los libros tienen una vida muy rápida. Nosotros, por ejemplo, en la mesa de novedades si funcionan los títulos se quedan más tiempo, pero en promedio permanecen en exhibición tres semanas o un mes”.
Al referirse a los títulos que los lectores buscan y no encuentran, expresó que cuando aparecen como agotados en su catálogo es porque la editorial “ya no tiene el plan de reimprimirlos y lamentablemente hay muchos libros que se encuentran en esta situación”.
López Ramírez –primogénito de Manuel López Gallo, el fundador de El Sótano– aclaró que su librería está en contra del fenómeno de la bestsellerización. “Las librerías se están convirtiendo en punto de venta de los productos más vendidos, de los comerciales, de los de moda”.
Para El Sótano, que este 2007 celebra 40 años, es importante trabajar con todos los catálogos de editoriales, porque “lo interesante de manejar 70 mil títulos es enriquecer la oferta y no tener tantos títulos que hablan de lo mismo”. López Ramírez, quien estudió letras hispánicas, aseguró que los grandes grupos extranjeros dominan más de 80 por ciento de la industria. Asimismo, indicó que existe un auge muy importante tanto en cantidad como en calidad de autores.
Entre los autores favoritos de los lectores, agregó, destaca Gabriel García Márquez; el género que prefieren es la novela y el tema de autoayuda ha crecido en los últimos años en el sector editorial.
El director de El Sótano deploró que en México no exista la carrera de librero como en España y Alemania. “Uno tiene que formar y capacitar a los libreros que finalmente atenderán todo esta oferta editorial”.

2 comentarios:

l i l i t h dijo...

yo que trabajé en un "punto de venta" puedo certificar la realidad es tan espeluznante como acá se dice. Pero ya sabemos siempre hay gente en resistencia.

Beautiful Freak dijo...

ojala y algún dia la resistencia triunfe...¡viva la Résistance!