abril 23, 2007

Dia del libro como pretexto para homenajear a un grande.

Desde hace doce años, hoy es Día del Libro, lo cual, como todo “Día del” me parece una absoluta y completa pendejada. Si llega a haber un día que no sea “del Libro”, ese día no saldré de mi cama.

A pesar de ello, es gracioso recordar POR QUE es hoy la fecha elegida para la efeméride. Da la casualidad que fue un veintitrés de Abril del año 1616 en que tanto William Shakespeare como Miguel de Cervantes alzaron los tenis. Sin embargo esto es un tanto engañoso puesto que, murieron la misma fecha, pero no el mismo día.

¿Cómo es eso posible? Cervantes murió el 23 de Abril tomando del calendario Gregoriano, el cual aun no se implementaba en Inglaterra, ya ven como son estos pinches británicos, siguen midiendo en pulgadas y manejando del otro lado. Cronológicamente Shakespeare murió diez días DESPUES de Cervantes.

Ahora bien, tomaré este día de pretexto para hacer un ínfimo y chaquetero homenaje póstumo a Kurt Vonnegut, como dije antes, uno de mis escritores favoritos.

Vonnegut participó en la segunda guerra mundial, a pesar de haber estado del lado de los ganadores, quedó marcado para siempre, puesto que fue hecho prisionero por los Nazis es Dresden, Alemania, razón por la cual vivió en carne propia uno de los bombardeos más brutales de toda la guerra, solo siete prisioneros americanos sobrevivieron: Vonnegut y otros seis.

A partir de esta experiencia se volvió un activista por la paz durante el resto de su vida, Sucedió a Isaac Assimov en el puesto de jefe vitalicio de la Asociación Humanista de América, fue acérrimo critico del gobierno estadounidense a lo largo de seis décadas y lo que es aun más importante, su obra literaria es una apología a la paz, una manera inteligente de ver lo estúpido de la guerra y en realidad de todo lo estúpido que somos y que podemos llegar a ser los humanos.

Para muestra un botón, de mis botones favoritos dicho sea de paso.

En su novela Cat´s Craddle uno de los personajes inventa una nueva forma de hielo, el Ice nine, el cual tiene la particularidad de que cuando es puesto en contacto con otro fluido, convierte este ultimo en Ice nine.

Metafóricamente, el Ice Nine representa cualquier invención potencialmente mortal creada sin medir las consecuencias. El Ice Nine es potencialmente peligrosísimo, ya que incluso si un pedacito de el cayera en el océano haría que el agua de toda la tierra se congelara. A pesar de esto, eh Ice Nince EXISTE, simplemente porque los seres humanos nos gusta crear e inventar.

En esa misma novela hay una sátira simplemente genial a todas las religiones llamada Bokonoismo, en la cual los predicadores te advierten desde un principio que todo lo que están a punto de decirte son mentiras, pero que si aceptas esas mentiras, vivirás feliz para toda la vida.

Kurt Vonnegut se nos ha ido, pero por fortuna, nos ha dejado su obra y frases tan chingonamente agridulces como esta.

Human beings are chimpanzees who get crazy drunk on power. By saying that our leaders are power-drunk chimpanzees, am I in danger of wrecking the morale of our soldiers fighting and dying in the Middle East? Their morale, like so many bodies, is already shot to pieces. They are being treated, as I never was, like toys a rich kid got for Christmas.

Parte de su ensayo Cold Turkey que pueden ver aca.

Par terminar y como el Día del Libro no se trata solo de leer, les paso al costo las ocho reglas de Vonnegut para escribir un relato corto


1. Usa el tiempo de un completo extraño de tal manera que el o ella no piensen que el tiempo que ocuparon en tu escrito no fue tiempo perdido.


2. Dale al lector al menos un personaje con el que se pueda aferrar.


3. Cada personaje debe querer algo, aunque sea solo un vaso con agua.


4. Cada oración debe hacer una de dos cosas: mostrar a un personaje o hacer avanzar la acción.


5. Empieza lo más cerca posible del final.


6. Se un sádico, no importa que tan dulce e inocente sean tus personajes principales, haz que les pasen cosas horribles, para que el lector pueda ver de lo que son realmente capaces.


7. Escribe para complacer a una sola persona, si abres una ventana para hacerle el amor al mundo entero, por asi decirlo, a tu historia le dará una neumonía

8. Dale a tus lectores la mayor cantidad de información posible, al demonio el suspenso. Los lectores deben tener un entendimiento tan completo de lo que esta pasando, donde y porque que puedan terminar la historia ellos mismos, que sea posible que las cucarachas se coman las ultimas paginas.



2 comentarios:

l i l i t h dijo...

Y reitero, te pareces tanto a Vonnegut... gracias por esas muy útiles reglas...

Pater Noster dijo...

el tip del sádico es correcto